Importación de vino, un golpe bajo para la producción local

El Grupo Peñaflor adquirió 4 millones de litros de vino genérico de Chile y abrió la polémica sobre la importación de vino al país, una situación que incomoda al sector pero que despierta una controversia entre productores viñateros y bodegueros que logran un mejor precio del vino genérico importado respecto al local. Según especificaron de INV se trata de una diferencia de $ 50 que en compras de volúmenes marca la diferencia.

Image description

El Instituto Nacional de Vitivinicultura juega un importante rol ya que debe hacer los controles para corroborar que el vino que se produjo en otro país y que el importado sea el mismo que se termina embotellando en las bodegas mendocinas. 

Con el reciente antecedente, otras bodegas se suman a la opción que brindó el Gobierno Nacional al abrir la importación de un producto de la economía regional de Mendoza y San Juan. De esta manera, 4 bodegas están en vías de importación según adelantó el INV. 

Cabe destacar que la importación de vino es legal en Argentina desde antes que el actual gobierno lo incluyera en la lista de alimentos de la canasta básica, y permitió abrir la importación en marzo para bajar los precios, todo hace suponer que dentro de su política de libre mercado no haría nada para frenar futuras importaciones de vino.

Milton Kuret, director de Bodegas de Argentina  explica que “las bodegas no siempre disponen de la cantidad o cualidad de vino necesario como no hay suficiente en stock suelen recurrir a la práctica de la importación”. 

Para algunos exportadores de vino a granel, la compra de vinos en Chile es aleccionadora para el mercado local, porque ese vino genérico está en el mercado interno y ellos eligen aprovechar el excedente de vino que tiene Chile y los precios que maneja el vecino país” explicaron de la Asociación de Viñateros.

Tu opinión enriquece este artículo:

Paula Cahen D’anvers regresa con (too much) estilo a Mendoza

Tras un breve período de renovación, Paula Cahen D'anvers se complace en anunciar la reapertura de su icónico local en la provincia de Mendoza de la mano de Shopal SRL, empresa de la familia Quintana, con más de 25 años de experiencia en el rubro, que también cuentan con la exclusividad de las franquicias de La Martina y Cardón. En el área industrial atienden con la marca Pampero a empresas con indumentaria de trabajo y artículos de seguridad.