Los Tordos a 40 de su primer título oficial: el seven de Primera de 1981

Este sábado se jugará la 45ta. edición del Seven Oficial de la URC que organiza Liceo RC y que tiene a Los Tordos como máximo ganador con 13 títulos. El primero de ellos fue hace 40 años, con un equipo que quedó en la historia.

Image description
El plantel que ganó el seven de Primera hace 40 años.
Image description
Título de tapa del diario Los Andes.
Image description
Diario Mendoza.
Image description
Diario Los Andes.
Image description
Artista Andía fue el mejor jugador del torneo.
Image description
El equipo campeón del seven de cuarta que aportó 6 jugadores al seven de primera.

Este sábado 27 de noviembre se jugará en el Liceo Rugby Club la 45ta. edición del Seven Oficial de Primera de la Unión de Rugby de Cuyo, un tradicional torneo que tiene como máximo ganador a Los Tordos con 13 títulos y justamente el primero de esos festejos fue en 1981, hace 40 años.

Bien vale la pena recordarlo ya que aquel no fue solo el primer seven ganado por los Pájaros sino que fue la primera vez que el club del ex carril Urquiza se adjudicó una competencia oficial de Primera División.


"El seven siempre nos gustó, sobre todo como se jugaba antes que era más parecido a una tocata, algo que siempre estuvo en el ADN del club y en aquellos años también era una tradición muy importante el seven interno", recuerda Pedro García, entrenador de aquel equipo que mezcló juventud y experiencia.

"Se armó un lindo equipo con algunos experimentados como el Cóndor Tello, Marcelo Rutini y Julio Lola y un grupo de juveniles de 18 años, que el año anterior ya habían hecho un buen papel en el seven de primera, ese año también ganaron el seven de cuarta (su división) y después supieron darle mucha alegrías al club", destacó.

Los 9 jugadores que formaron aquel equipo fueron Marcelo Ruttini, Osvaldo Tello, Julio Lola y otros 6 chicos que ese año también ganaron el seven de cuarta (menores de 18): Gabriel Lucero, Ricardo Pontino, Fabio Venier, Esteban O'Donnell, Gabriel Andía y Diego Carbonell.

En la vieja cancha del Liceo Militar, en calle Boulogne Sur Mer, el torneo no otorgaba margen de error ya que tras el primer cruce los 16 equipos se dividían en dos zonas: Ganadores y Perdedores. Allí se jugaba por eliminación directa los cuartos de final, semifinal y final. Todo en una sola jornada.

El debut fue venciendo a Liceo B por 15 a 6 para acceder a la zona Ganadores donde luego el conjunto azulgrana superó 14 a 0 a Mendoza A y luego 14 a 4 a Marista A para avanzar a la final. "Me acuerdo que cuando jugamos la semifinal contra Marista tuve un cruce con uno de los forwards de ellos y recién después del partido me enteré que era Fariello y que había jugado en Los Pumas", recuerda el Tiller Lucero.

Uno de los experimentados del equipo, pese a que solo tenía 24 años, fue Marcelo Ruttini quien expresó: "Solo me acuerdo que jugamos con muchos chicos jóvenes contra muy buenos equipos y no nos cansamos de correr y tacklear. Yo era muy competitivo y lo que más me gustaba de jugar al seven era que tenías que dar el doble para atacar y defender".

"Contra equipos que tenían jugadores del seleccionado mayor y hasta con experiencia en Los Pumas, el equipo se lució en la obtención y en la creación con el Artista, que fue el mejor jugador del seven con 18 años. También teníamos un tryman inalcanzable para los rivales como Julio Lola y mucho tackle y despliegue físico", contó Pedrote García, quien en ese momento tenía solo 30 años.


"Fue un día espectacular y creo que en ese momento no teníamos noción de lo que ganamos. Teníamos un buen equipo y allá fuimos con 5 o 6 chicos de nuestra división y otros 3 más grandes, que por ahí pusieron lo que nos había faltado el año anterior. Con el tiempo me doy cuenta de la importancia que tuvo pero para nosotros en ese momento fue ir a jugar y a divertirnos", señaló el Pantera O'Donnell.

Para alcanzar el título el último obstáculo fue San Jorge, campeón del año anterior con un equipo de especialistas, y la victoria fue por 13 a 12 con tries (valían 4 puntos) de Carbonell y Andía, quien agregó una conversión y un penal. La formación en la final fue con Lucero, Ruttini y Fofi Pontino; Andía, Tello, Carbonell y Lola. Luego ingresaron O'Donnell y Venier.

"Solo me acuerdo que nos divertimos mucho y teníamos un gran equipo", recuerda 40 años más tarde el Artista Andía, la figura más destacada y elegido el mejor jugador del torneo. El diario Mendoza destacó: "El premio al mejor jugador recayó en Gabriel Andía de Los Tordos, con estricta justicia ya que lució sumamente hábil en todas las confrontaciones". Por su parte, Los Andes indicó: "El premio al mejor jugador correspondió a Andía, de gran futuro en el rugby y pieza importantísima de la cuarta división de Los Tordos".

"Teníamos 17-18 años, éramos juveniles y nos acompañaron el Cóndor, el Julio Lola y el Alemán Ruttini, pero enfrente teníamos a tipos a los que nosotros veíamos jugar en Primera y en el seleccionado, además de San Jorge que tenía un equipo de seven muy bueno. Nosotros teníamos buen manejo de pelota y la estrella era el Artis pero sobre todo éramos todos muy aguerridos en defensa y nuestros forwards tenían mucha movilidad. Fue el primer logro del club en Primera y creo que en eso tuvo mucho que ver el Pedro porque más allá de lo técnico nos hizo dar cuenta de que podíamos ganar", resumió Diego Carbonell, otro integrante de aquel equipo histórico.


Los títulos de seven de Los Tordos

1981

1984

1990

1992

1993*

1997

2001

2002

2003

2007

2008

2010

2017

* Al ser el primero en ganar 5 ediciones alternadas se quedó definitivamente con la Copa Challenger.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: