Julio Cobos: “Hay que ordenar en el desorden, hay una visión coyuntural de los problemas”

Conocedor de la realidad política nacional, el ex Vicepresidente argentino Julio Cobos, cuestionó las miradas esquivas hacia una política de largo plazo.


 

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

Fue decano en la UTN (Universidad Tecnológica Nacional), luego ministro de Obras en el gobierno de Roberto Iglesias, Gobernador de Mendoza, Vicepresidente de Argentina y actualmente Senador Nacional. Hoy su carrera, que él creía terminada por decisión propia, vuelve a estar en camino hacia el Congreso, ahora como Diputado Nacional. 

Julio Cleto Cobos, quien durante su mandato tuvo que lidiar con serios problemas de inseguridad, pero con una inflación de un dígito y un crecimiento de la provincia en los cuatro años de gestión del 36.7% del PBI.

-Esta fue una semana…

Tensa… difícil.

-¿Qué similitud hay con el 2008 (con el conflicto del campo y la 125?

Lo del 2008 fue un tema puntual y quizás hacia afuera tenía un mayor impacto en la ciudadanía porque estaban las rutas cortadas, los supermercados vaciados, hubo mucha tensión en las rutas

- ¿Qué te preocupa del conflicto entre el Presidente y su Vice?

Es grave porque está en juego la gobernabilidad de un Estado y esta tensión que se ha generado entre la Vicepresidente y el Presidente nos deja a los ciudadanos en el medio de todo. 

-¿Sentís empatía con Alberto Fernández en este momento?

Con Alberto he podido hablar un montón de veces, es más, él se fue (del Gobierno de Cristina) después del conflicto del campo. Ella le reclama a Alberto que no la escucha, pero a mí, en aquella época, tampoco me escuchó ella y mis conversaciones eran en privado no por los medios de comunicación. Por ahí le escribía para que lo leyera en sus momentos de tranquilidad.

-¿Cómo salimos de esto?

Ojalá que el Presidente salga con autoridad, acá hay un problema porque cualquier cosa que haga el Presidente me parece que van a perder los dos. 

-¿Cambiemos se retiró y dejó que el Frente resuelva la situación?

Es un problema que afecta pero es un problema de ellos, lo único que podemos hacer es no echar leña al  fuego, pero si el Presidente saca a su gente  pierde él y si le acepta la renuncia también pierde ella. Es un dilema, la solución siempre es conflictiva.

-¿Qué pensás que quiere Cristina en este momento?

La vocación de poder. Es una máquina de construir poder y no importa cómo.

-¿Para vos el país está ordenado?

Acá hay que ordenar, en el desorden no crecés, se ven responsabilidades entre Nación, Provincia y Municipio que están superpuestas. La pregunta es: ¿Satisfacen? No, porque hay zonas grises, porque se perdieron los fondos específicos y entonces todo depende de cuándo la Nación va a dar un Plan Federal, pero que no sabemos cuánto va a durar.

-¿Pero entonces habría que avanzar sobre cambiar la forma de la distribución?

A lo que voy es que hablamos que hay que cambiar la coparticipación, cosa que es difícil.

-¿Cuál es la verdadera función de un Gobierno Nacional?

Desde la década del 90 está todo descentralizado y las provincias manejan la  educación, la salud, la seguridad, entre otras cosas; entonces el Presidente se tiene que dedicar  a las Relaciones Exteriores, la Economía y a que la Educación sea equitativa.


-¿Y entonces qué debería hacer un Presidente o (Alberto) Fernández ahora?

Debería revisar el presupuesto y todo lo que se hace discrecionalmente y decir “miren, esto lo vamos a distribuir en forma distinta a la coparticipación para corregir las inequidades de manera que nadie reciba menos que se recibe”. Entonces el Presidente debería dedicarse a hacer rutas nacionales, puertos, a las Relaciones Exteriores, a la Defensa. Esto haría que las provincias tengan más recursos y aprovecharlo para sus territorios.

-¿Y esto cómo se visualizaría en el país?

Es una mirada inteligente, es parte de la disminución del régimen fiscal, porque  después al actualizar el presupuesto, lo vas a tener actualizado y no se van a necesitar el montón de programas que ahora existen para los distintos sectores. Pero es la concepción de poder lo que discutimos, no hay proyecto de país. La visión está corrida.

-¿Cuáles son las urgencias para Mendoza ahora?

Son las mismas que las del país, encontrar un mecanismo de generación de empleo y trabajo que es lo que ha afectado la pandemia, por eso lo de Mendoza Activa ha sido muy bueno.

-¿Se trata de exportar el modelo Mendoza al país?

Yo presenté un proyecto que es Argentina Activa, pero para todas las regiones del país. En su momento  la promoción industrial estuvo orientada solo a las  provincias  con índices sociales bajos, sin embargo ahora tienen unos índices mejores que los nuestros. Incluso este último programa de empleo de la Nación,  que nosotros peleamos para que nos incluyeran, nos incluyeron, pero a medias. Me pregunto por qué no promocionamos cada región del país con cierto criterio, distribuyendo primero entre regiones y luego entre provincias para que se puedan potenciar. Cada región tiene un potencial de acuerdo a su ubicación, clima, conectividad, lo que sea. Desde el Noreste, Noreste, la Región Pampeana, Cuyo o la Patagonia.

-¿Por qué creés que este proyecto mendocino sería muy bueno para el país?

Porque está presentado en base a hay varias fórmulas polinómicas* de distribución, que contempla la brecha que hay entre el PBI o producto bruto geográfico, la brecha con el índice de industrialización, la densidad y la pobreza. Con esas cuatro variables se visualiza lo que hay que asignar en beneficios fiscales y contribución patronal por dos años. Es un proyecto completo pero complejo.

-¿Te preocupa la inflación actual?

Digo que el mejor programa de Promoción  (Industrial) que puede hacer la Nación es que el país tenga inflación de un dígito, tasas bancarias de un dígito y se unifique el tipo de cambio. Además de reglas claras en la importación y exportación.

-¿Las medidas adoptadas con la restricción de la exportación de carnes sirvieron para bajar los precios?

Mientras más oferta tenés más baja el precio, todas estas medidas se pensaron en la coyuntura, todas estas cosas que ya las hemos vivido, volvemos a caer en lo mismo entonces estos conflictos pasados no sé por qué revivirlos.

-¿Mendoza puede ser ordenada si el país es desordenado?

Mendoza necesita a una Nación que ordene su macroeconomía, y nosotros a través de la diversificación de nuestra macroeconomía del potencial de Mendoza vamos a crecer. Por ejemplo, en mi período como Gobernador, hubo inflación de un dígito en un año o del 12% a lo sumo. Aun así Mendoza creció en cuatro años el 36,7% del PBI,  porque la macro economía andaba bien y entonces a la economía regional le va mucho mejor. Había estabilidad, había un solo tipo de cambio, superávit fiscal de tres puntos del PBI. No podemos creer que la inflación es controlar a los empresarios y el precio, en el desorden no se controla a nadie, cuando vos tenés estabilidad el que se hace el pícaro salta ahí no más.

Ahora vos vas y no sabés el precio del azúcar, en un lugar te ponen precios cuidados, en el otro hay otro precio y vos tenés que recorrer 10 supermercados para encontrar el adecuado.

-A nuestros países vecinos les iba peor antes, pero ahora no

Porque se ha perdido la visión del largo plazo estamos hablando siempre de coyuntura, se firman Pactos Fiscales con los gobernadores y no duran ni dos años. Después volvemos a sacar ese Pacto Fiscal. 

Pasó en la época de Néstor Kirchner, que empezamos a cumplir el Pacto Fiscal, yo la cumplí hasta el último día de mi mandato y le dejé a (Celso) Jaque casi dos masas salariales ahorradas y las gastó en la crisis del 2008. Después del 2001 dijimos miremos un poco hacia adelante, eso nos está faltando, todo es cortoplacismo.

-Sos Ingeniero en Construcciones y Civil ¿Qué pasa con las obras que debe hacer el Estado?

Cuando estudiaba en la universidad nos enseñaron que si teníamos cinco años para hacer una presa, en ese tiempo el 70% de la matriz energética se destinaba a generación hidroeléctrica. Pero ahora el 70% es combustión y el 25% hidroeléctrica. Cuando trabajé en Vialidad y sabíamos todo, sabíamos que al construir un camino duraría 10 años, pasado un tiempo hay que ir haciendo un mantenimiento preventivo cada dos para que no llegue a su valor residual y agrandamos su vida útil y nos sale más barato.


-¿Antes se construían más viviendas?

Estaba el FONAVI (Fondo Nacional de la Vivienda), se construían casas, pero en todo eso fueron metiendo mano y hoy no hay fondos específicos y el Presidente dice “vamos a hacer esta obra”, pero  todo está descordinadamente. Este Gobierno creó 17 impuestos en lo que va de su gestión. Tenemos que ordenar, el país se tiene que ordenar en responsabilidades.

-¿Te arrepentís de algo en tu carrera política? 

Fui Gobernador y no tengo intenciones para el 2023. No me arrepiento de la política, soy agradecido con lo que me dio la vida, lo bueno y lo malo. Pero quienes más sufrieron fueron mis hijos, incluso ahora con esta candidatura me decían que no siguiera. Te sentas en el sillón de San Martín y sentas a tu familia y tus amigos, a todos…

-¿A quién visualizás como potencial candidato a Gobernador de Mendoza?

Hay varios, Marcelino (Iglesias) es uno, Tadeo García Zalazar (intendente de Godoy Cruz), Daniel Orozco (intendente de Las Heras), Ulpiano Suarez (intendente de Capital) recién lleva un período pero se nombra y Martín Kerchner lo veo con ganas de volver, pero tienen que estar convencidos de querer serlo. En nuestro espacio hay muchas figuras que pueden pelear. Incluso (Sebastián) Bragagnolo en Luján está haciendo una gestión excelente.

-¿Y en cuanto a las mujeres?

Estaba Laura (Montero), pero desapareció del ámbito político, fue una muy buena ministra de Economía durante mi gestión. Mariana Juri es una figura con un perfil interesante y muy preparada para la política, Claudia Najul está en esa línea también.

-¿Y del Justicialismo?

Anabel (Fernández Sagasti) es una figura muy joven, pero ella tuvo que ponerse la mochila del Gobierno Nacional que no tiene una buena aceptación en la sociedad. Pero tampoco se tiene que dejar llevar por el momento, es un traspié pero puede dar muchas batallas por la juventud que tiene y la preparación. Sin embargo entiendo que cuando te va mal en las elecciones, te cuesta recuperarte, a veces son las circunstancias. Yo creo que (Adolfo) Bermejo hubiera sido un gran candidato pero le tocó competir con el más difícil, lo hizo contra (Alfredo) Cornejo y perdió.

-Estás en la comisión de Relaciones Exteriores del Senado ¿Te preocupa lo que está pasando con el decreto del presidente de Chile, creés que esto puede terminar en un conflicto?

Soy vicepresidente de Relaciones Exteriores del Senado de la Nación, Jorge Taiana era el presidente pero renunció y asumió Rodríguez Saá, me consultó si era necesario convocar a una reunión urgente. Por este tema presenté un proyecto de declaración sobre este tema, y se aprobó en la comisión. La Declaración respalda y adhiere a las acciones de la Cancillería Argentina en el conflicto, quienes no aprueban las acciones del gobierno chileno y proponen el diálogo para su solución.

-¿Por qué te sentís tan cerca de este conflicto?

Porque en 1978 cuando tenía 23 años fui convocado para estar en la frontera cuando fue el conflicto con el Beagle, estuve en el Pehuenche, era Subteniente Oficial y tenía la orden de invadir el 23 de diciembre, estaba a siete kilómetros del paso.

Volver a revivir me trae muchos recuerdos ingratos. Estaba en la universidad y me quedaban tres materias para recibirme de ingeniero. En la frontera estuvimos casi dos meses.

 -Si tuvieras la posibilidad de hablar con Cristina Fernández y Alberto Fernández ¿Qué les dirías?

Que piensen en el país y resuelvan esto de la mejor manera, son un Gobierno, son un mismo frente y no pueden transmitir hacia afuera  esta situación. Con mi caso (en el 2008) hubo tensión conmigo pero no con el país, de hecho después ganaron (el kirchnerismo) las elecciones, no le fue tan mal creo. 

Gobernar es difícil, yo también tuve mis problemas con (Roberto) Iglesias internamente, pero lo resolvimos. Cristina es un personaje muy difícil, complicado y ser segundo después de haber sido primera dos veces no es fácil. Ella dice que lo postuló (a Alberto Fernández), pero ella tiene que entender que ella tampoco hubiera ganado sin él, por algo lo eligió.

El ex Vicepresidente y ex Gobernador, recibió al equipo de Info Mendoza en su casa en Chacras de Coria, Luján de Cuyo. En mitad de la entrevista su pareja, Natalia Obón, presentó a la bebé de ambos, viendo la cara de Cobos cuando su hija llegó, se entiende porqué su intención es alejarse de la política cuando su próximo cargo finalice.


Fórmulas polinómicas*: representa, mediante una expresión aritmética, la sumatoria de los insumos más representativos (materiales y mano de obra) de determinado ítem o rubro, asignando a cada insumo un porcentaje de incidencia con respecto al total del ítem o rubro.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: