Inversiones en pesos y dólares para empezar el año: cuáles tienen menos riesgo y mayor rentabilidad

(Por Mónica Fernández/El Cronista) Para los inversores moderados, la recomendación es repartir la cartera entre activos en dólares y pesos ajustados por la inflación para cubrirse de ambos riesgos. Si hay menor aversión al riesgo, Cedears, acciones y títulos del exterior.

Image description

Después de un año tan desafiante como fue el 2020, ponerse en modo off por algunas semanas rankea alto. Para lograrlo, al menos desde el punto de vista del inversor, hay que preparar la cartera para no tener que estar pendiente de sus movimientos minuto a minuto. 

El punto de partida no es alentador e impone la necesidad de pensar dos veces las decisiones de inversión. "Claramente a nivel global el tema central será la evolución de la pandemia y la efectividad y velocidad de distribución de las vacunas. Eventos como el que estamos presenciando en Gran Bretaña, la mutación de una cepa del virus, agregarán volatilidad a un mercado que descontó rápidamente la solución a la pandemia. Todo esto en un contexto de hiperliquidez, con los principales bancos centrales del mundo imprimiendo a toda máquina para sostener la actividad y las cotizaciones", plantea José Maria Aristi, Portfolio Manager de Fondos Alpha, la gestora del ICBC. "En el plano local -concluye- la negociación con el FMI será el tema de agenda de gran parte del verano". 

Así, en un contexto volátil, la gran pregunta que surge por estos días es si quedarse en pesos atados a alguna tasa fija o variable bajo el supuesto de que la "pax cambiaria" conquistada en noviembre y diciembre va a extenderse, o pasarse 100 por ciento a la vereda del dólar. La respuesta pasará por cuánto riesgo o cuánta volatilidad logra sacar al inversor de su estado de calma. 

La recomendación que más repiten los analistas consultados por APERTURA es hacer un mix de monedas que permita cubrirse las espaldas, pero también captar los rendimientos que los activos ajustados por inflación pueden dejar en los próximos meses. 

"Desde FIRST Mariva estimamos que existen riesgos para el aumento en la volatilidad del tipo de cambio luego de observar en las últimas semanas (fines 2020) una recuperación estacional de la demanda por pesos", dice Pablo Santiago, gerente de Wealth Management de Grupo Mariva y avanza con su recomendación: "Nos inclinamos por una mayor diversificación regional, pero para aquellos inversores que solo pueden acceder a los mercados locales, preferimos mayormente los activos de renta fija. Recomendamos mantener una cartera con exposición 70 por ciento en dólares y 30 por ciento en pesos solo enfocados en instrumentos que brinden cobertura como los dólar linked y los bonos CER". 

"Para inversores que prefieran permanecer en pesos los bonos ajustables por CER especialmente en la parte media de la curva (TC21, TX21, TX22) son una alternativa interesante, dado el incremento esperado en la inflación este año, producto del rebote de la actividad económica y la gran monetización del déficit fiscal que presenciamos el año pasado", recomienda Aristi y agrega que "la curva soberana local ofrece una interesante cobertura tanto en un escenario positivo de acuerdo con el FMI, déficit fiscal 2021 inferior al proyectado en el Presupuesto, ya que comprimirán rendimiento permitiendo obtener ganancia de capital (en este caso recomendamos mayor duration), pero también en escenario negativo, ya que la eventual suba del tipo de cambio implícito en este escenario actuaría de cobertura". 

Rodrigo Benitez, economista jefe de Quinquela Fondos, diferencia la estrategia de corto plazo de la de largo. "Si bien estructuralmente la economía todavía necesita un ajuste, la brecha entre dólar oficial y bursátil se contuvo. En ese marco baja la necesidad de corto plazo de coberturas cambiarias, pero sigue presente el riesgo inflacionario. De esta manera, para los activos en pesos hemos aumentado la ponderación del CER y bajado las coberturas cambiarias". En cambio, avanza, "los stocks de ahorro de largo plazo siguen siempre dolarizados y recomendamos que se mantengan así". 

"Para un inversor conservador recomendamos un mix de activos CER y dollar linked que ofrecemos a través de nuestros fondos Quinquela Total Return y Quinquela Renta Mixta. Para inversores dispuestos a asumir riesgo los bonos locales emitidos en 2020 cotizan a niveles de paridad muy bajos y si se logra cerrar un acuerdo con el FMI podrían mejorar sustancialmente, porque el horizonte de vencimientos de los bonos es muy bajo en los próximos tres a cinco años", dice Benitez y lista como alternativas bonos como AL30 o AL35 que tienen rendimientos promedio de 15,5 por ciento a 16 por ciento. "En el escenario planteado podrían bajar a un andarivel del 12/13 por ciento generando ganancias de capital del orden del 20 a 25 por ciento". 

Para pasar el verano, es decir para inversiones con un horizonte de inversión menores a un año "recomendamos armar una cartera de inversión con diferentes fondos que puedan cubrir tanto instrumentos CER como dólar linked", dice Diego Demarchi, gerente de Wealth Management de Balanz. "La estructura que aconsejamos es tener una posición 70 por ciento en dólares y 30 por ciento en pesos", agrega. 

Estirar el horizonte 

Si la idea es armar una cartera de inversión más allá del primer semestre del año, la estrategia sugerida por los especialistas cambia. "A más de un año de plazo, lo ideal es armar una cartera internacional donde priorizamos el mercado asiático en fondos que cotizan en la Argentina que diversifican a mediano plazo tanto en acciones como en deuda asiática. Por ejemplo, el FCI Schroders greater China", dice Demarchi. 

Para este segmento de inversores de más largo plazo, en SBS miran a quienes fueron las estrellas de 2020: los Cedears. "Son un activo eficiente para diversificar inversiones en acciones, desde la Argentina, en pesos y con foco en mercados internacionales", dice Pablo Haro, gerente de banca personal y distribución de Grupo SBS. 

Estos instrumentos tuvieron un gran protagonismo en el mercado de renta variable local el año pasado y en noviembre de cada $ 100 que se negociaron en BYMA $ 62 correspondieron a  Cedears, lo cual representa un incremento mayor al 600 por ciento en el volumen negociado con respecto al año anterior. "Definitivamente esta demanda existe gracias a que son un activo eficiente para diversificar inversiones en acciones, desde la Argentina, en pesos y con foco en mercados internacionales", dice el ejecutivo. 

En SBS acaban de presentar un producto, denominado Cuenta Administrada Cedears, "que permite invertir desde la Argentina en un portafolio de activos globales que serán administrados activamente por un equipo de profesionales", dice Haro. Cuenta con un portfolio de hasta 30 compañías globales y los sectores representados son Tecnología (28,8 por ciento), servicios de comunicación (20,3 por ciento), salud y consumo discrecional (aproximadamente 15 por ciento cada uno), Financiero, consumo básico y energía.

Ahora bien, los Cedears son un vehículo local para invertir en activos del exterior. Evitan varios de los riesgos inherentes a la economía domestica, pero siguen siendo un activo argentino en pesos y atado a la evolución del tipo de cambio. Si la idea es salir directamente de territorio y riesgo argentino, hay que cruzar fronteras.

Quiena es una plataforma de inversiones que permite con montos muy bajos (desde US$ 250) de inversión abrir cuenta en Estados Unidos y posicionarse en acciones, bonos o ETF. También otras plataformas como IOL y PPI Inversiones abren esta puerta. 

"Un portafolio diversificado, compuesto por acciones y bonos de todo el  mundo, bienes raíces, y commoditesnos evita tener que estar proyectando o adivinando qué va a subir y qué va a bajar en el corto, mediano y largo plazo reduciendo el riesgo", dice Nicolás Galarza, CEO y Founder de Quiena Inversiones. "Para aquellos inversores que acceden a la posibilidad de invertir en el exterior, recomendamos una cartera con una ponderación de 55 por ciento en renta fija, 35 por ciento en acciones y 10 por ciento en commodities. En el segmento de renta fija (55 por ciento), sugerimos bonos soberanos del Tesoro de Estados Unidos (10 por ciento). El otro 45 por ciento lo alocaríamos en bonos corporativos de altos rendimientos de Estados Unidos (20 por ciento) y Europa (10 por ciento) y en bonos corporativos Investment Grade de Latinoamérica (15 por ciento), principalmente de compañías exportadoras, debido a que bajaron las tasas de contagios en la región", detalla Santiago, de First Mariva. 

Adrenalina 

Sin salir de territorio local, Aristi pone foco en la oportunidad que encierran las acciones argentinas. "Para aquellos con menor aversión al riesgo, las acciones locales cotizan a valores muy atractivos en términos históricos, con gran expectativa de apreciación en escenario positivo y ofreciendo cobertura muy razonable tanto en escenario de aumento del tipo de cambio implícito como de inflación", dice. 

Igual recomendación pone sobre la mesa Benitez de Quinquela Fondos: "Las acciones locales están a valores bajos en términos históricos (45 por ciento por debajo del promedio medido en dólares)". Aclara que "son inversiones que requieren de un plazo largo para consolidar ese crecimiento". 

Finalmente, Santiago Abdala, director de PPI Inversiones ve oportunidades "en los bonos en dólares para alguien con apetito de riesgo, y apuntando a que el escenario del 2021 será medianamente favorable". Y sobre acciones opina que "me inclinaría por los vinculados al sector financiero, que suelen anticiparse a los ciclos económicos". 

La versión original de esta nota se publicó en el número 325 de Revista Apertura.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: