Con mi exposición voy a dar forma a una ley fundamentalmente reparadora del tejido social vital de la sociedad

Un Café con... Margarita Malharro de Torres

Image description
Image description

(Por Viviana García Sotelo) La recordada legisladora y autora de la ley de cupo femenino en las listas de candidatos, también fue una defensora del divorcio vincular. 

Margarita Malharro de Torres, una mujer con todas las garras para luchar por los espacios de las mujeres en la vida social y política. Propulsora de la ley número 24.012/91, que les permitió a las féminas, ocupar como mínimo un 30% en las listas de candidatos para las elecciones.

La siguiente es una recopilación de testimonios de Margarita extraídos del libro “La eterna Margarita”, cuya autora es Rosana Palazzi, un trabajo minucioso y profesional que la comunicadora social realizó a lo largo de tres años sobre la vida de esta mendocina por adopción y su legado para las mujeres argentinas. 

Margarita nació en 1921 y falleció el 19 de diciembre de 1994, su trabajo como docente, dirigente política en la UCR y ferviente activista, permitió abrirle las puertas a millones de mujeres que quisieran participar en la vida política. 

-Usted fue la autora de la ley de cupo para las listas de candidatos en las elecciones

“Las leyes de cupo y paridad se lograron gracias a la fuerza y el convencimiento tanto del movimiento feminista argentino, de las mujeres políticas de todos los partidos, quienes trabajaron con miles de mujeres integrantes de organizaciones sociales y gremiales que militaron estas leyes. Se dice que se va a consultar a las provincias y los partidos políticos. Con todo respeto no quiero incurrir en desacato ni en contradicciones, imagino que quienes han firmado este dictamen no han recorrido políticamente este país. Si lo hubiera hecho se habrían encontrado con cientos de mujeres luchando, no solamente radicales y justicialistas sino de todos los partidos políticos”. Discurso de Margarita en el Congreso de la Nación, diario de sesiones del 21 de septiembre de 1990.

- Siempre estuvo muy preocupada y comprometida con los Derechos Humanos

“Como militante de Renovación y Cambio de la UCR, comparto la lucha de Raúl Alfonsín, en este sentido que el tratamiento definitivo de este problema signifique la reivindicación profunda de los derechos humanos”.

- ¿Qué significan para usted los Derechos Humanos?

“El de los desaparecidos es un problema de amor, justicia y verdad. Pero no un remedio de la verdad ni un conjunto de verdades parciales formalmente válidas, pero que no integran la respuesta que el pueblo merece y espera. No hay duda que la historia siempre produce un juicio, pero lo que necesita es la justicia del presente, que no traiga venganzas ni odios, pero sí reparación social, justicia que solo podrán administrar los tribunales civiles de la Nación”.

- ¿Qué piensa de la derogación de la Ley de pacificación nacional?

“Como mujer política tengo un compromiso que es la exposición en este momento, en tal sentido quiero ser la voz de cientos de mujeres argentinas que están haciendo una peregrinación sin retorno para buscar a sus hijos, a sus allegados. Con esta ley estamos abriendo una puerta de confianza y de fortaleza, para decirles que el Parlamento argentino se ha puesto del lado de ellas, para que verdaderamente hallen el camino del consuelo definitivo o lo que sería el definitivo encuentro con sus seres queridos”.

“Pero no solamente estoy aquí con el título de mujer política y mi compromiso como tal; estoy también como docente y si esta noche me fuera sin expresar la fundamentación de mi voto por la derogación de la ley que consideramos no cumpliría con la docencia argentina que este proceso ha agraviado, torturado y violentado. En nombre de todos los colegas docentes, los que se desempeñan como tales, los que fueron separados impunemente, los que un día desaparecieron de las instituciones educativas, en nombre de todos los que sufrieron el manoseo por parte del proceso, ya que si hay algo que indicar esta noche aquí es que el proceso militar ha tenido la habilidad de ensañarse con la educación, porque sabía que cuando ella es tocada empieza a fallar la ética y moralmente un país, voy a votar esta ley trayendo la fuerza, el repudio, el dolor y la esperanza que la docencia argentina pone en este parlamento. Se trata pues, de que la docencia sea dignificada, fortalecida, vuelta a sus cauces y de que puede ejercerse sin todos los agravios y atropellos a los que la ha sometido este régimen y que dan lugar a una de las reparaciones más grandes que tenemos que realizar”.

- ¿Le preocupa la educación de los argentinos?

“Debo decir que a partir del gobierno democrático ha habido, al menos un intento distinto por el solo hecho de convocar a este Congreso (Pedagógico Nacional). Antes de este intento la educación fue postergada, fue dejada de lado, fue saqueado el presupuesto educacional, fueron tocados en su ser más íntimos sus protagonistas, fue rota la relación del pueblo con las instituciones educativas y evidentemente la educación había entrado en un estado agónico. Este Congreso es un desafío para todos los argentinos sin distinción de bandería política o religiosa, ya que no pertenece a nadie en particular sino al pueblo argentino. En este congreso no se vota nada, se discute, se presenta ponencias, se reflexiona, se levantan los consensos y los disensos de la educación que queremos que es justamente el perfil del pueblo que deseamos”. (Repositorio de Educación Argentina)

“Entonces, que no nos quepan dudas: la influencia civilizadora de la cultura no tardará en producir efecto y nunca más lamentaremos poseer una tierra rica pero olvidada, un territorio soberano pero inexplorado, un millón de argentinos valientes y patriotas pero que desgraciadamente aún viven como adelantados”.

- ¿Se sintió muy comprometida con sus creencias religiosas cuando votó a favor del divorcio vincular?

“De esta exposición que comienza esta tarde están pendientes mis cuatro hijos, que no se encuentran en Buenos Aires pero que desde ayer están siguiendo mis pasos en forma insistente para comprobar si su madre se mantiene firme en votar afirmativamente el despacho de la minoría. Cuando hace aproximadamente un año, en su tarea de rastrear la opinión para verificar la existencia de un consenso, los periodistas se acercaban a mi despacho y me preguntaban cuál era mi posición frente al divorcio, pensaba en mi firme posición católica, con un respeto profundo a la institución del matrimonio lo que no era extraño teniendo en cuenta que provengo de una familia en la que muchos de sus miembros cumplieron más de 50 años de casados. Por mi parte llevo 41 años de casada. ¿Por qué mis hijos tienen la preocupación de que su madre vote de determinada manera? Aclaro que llevan 8, 12 y 15 años de casados. Están preocupados porque viven una realidad tremenda, sus amigos que hace 10 o 15 años se casaron en la misma época que ellos ya entraron en la brecha triste y desgraciada de separarse, de destruir la pareja y deshacer el matrimonio”.

“Entonces estoy hablando y legislando con una realidad, señor presidente: tengo una tranquilidad de conciencia y hasta le diría una especie de sentido de que estoy cumpliendo con el deber que asumí el día que juré en esa mesa por los santos Evangelios, por la Constitución y mi honor”. 

“Con mi exposición voy a dar forma a una ley fundamentalmente reparadora del tejido social vital de la sociedad. Ya se ha señalado aquí que ese tejido está constituido por la familia. Esta surge como estructura objetivamente considerada; como un sistema de relaciones muy particulares creadas para satisfacer algunos fines primordiales, como la continuidad de la especie, la procreación admitida, y la prolongación de la cultura”.

“Por último quiero decirles que tal vez habría que terminar con esta denominación de “ley de divorcio” más bien habría que llamar a este proyecto de “organización de la familia argentina” la que por supuesto reclama un montón de leyes más”. 

El libro escrito por Palazzi sobre Margarita Malharro de Torres es realmente un documento muy importante para conocer la lucha de muchas mujeres, para que la igualdad entre los sexos se respete. Teniendo en cuenta además que no existía ningún trabajo similar sobre esta dirigente radical, el libro es relevante para mantener vivo el pensamiento de grandes hacedoras.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: