“Como comunidad debemos estar más unidos que nunca, porque es así como vamos a poder superar esta crisis multidimensional”

(Por Patricia LosadaFacundo Manes, neurocientífico creador del Instituto de Neurología Cognitiva (INECO) y del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro, está convencido de que saldremos fortalecidos de la pandemia, y que hoy más que nunca necesitamos estar unidos para enfrentar la adversidad. Autor de numerosos libros como “El cerebro argentino”, “El cerebro del futuro” y “Decir presente, hacer futuro”, entre otros, este hombre que pasó parte de su infancia en Arroyo Dulce, Buenos Aires, despierta admiración y reúne a una gran cantidad de interesados, cada vez que ofrece una charla en algún lugar del planeta. InfoMendoza para InfoNegocios  tuvo un mano a mano con el científico que causa revuelo en cada lugar que pisa, y que suele ser recibido en cada ciudad como un verdadero rockstar. 

Image description
Fotos: Santiago Saferstein - Infobae
Image description
Fotos: Santiago Saferstein - Infobae

Manes está convencido de que la riqueza de un país se mide por el capital humano, la educación, la ciencia y la tecnología, y que allí está la base del desarrollo social. Hace varios años que recorre la Argentina brindando charlas con el fin de invitar a la sociedad civil a comprometerse con la construcción de esta sociedad del conocimiento. Así el destacado investigador habló en forma exclusiva con InfoMendoza, sobre el impacto de la pandemia, y el futuro que se avecina.

PL - Estamos en la era del conocimiento ¿Qué enseñanzas trajo la pandemia?

FM- Si hay una enseñanza que podemos tomar de estos tiempos difíciles que estamos atravesando es que nuestro destino está ligado al destino colectivo. Es decir, necesitamos de los demás para nuestra supervivencia. Este virus se nutre de nuestra naturaleza social. Como sabemos, se transmite de persona a persona. Y esto hace que, entre otras medidas, tengamos que mantener un distanciamiento físico. Sin embargo, es en estos momentos en los que la distancia debe ser solo física. Nos necesitamos y como comunidad debemos estar más unidos que nunca porque es así como vamos a poder superar esta crisis multidimensional. 

Los argentinos tenemos que trabajar en equipo para salir de esto con resiliencia colectiva. En las sociedades resilientes las personas se integran y se fusionan en un todo. Es hora de terminar con la grieta que en un país desigual como el nuestro, es una tragedia que nos vuelve más ignorantes y brutos y no nos permite resolver ninguna de las urgencias que tenemos que atender. Tampoco nos permite planificar para construir un país con crecimiento sostenido y equitativo. Si no logramos terminar con la grieta y acordar en estas cuestiones básicas (en cómo acabar con el hambre y la pobreza, por ejemplo) estamos hipotecando nuestro futuro. Por eso, debemos trabajar por promover un sentido común de propósito y un espíritu de cooperación que conduzca a un nivel más alto de integración. Hoy más que nunca.

- ¿Cómo impacta a nivel cognitivo, afectivo, este tiempo de confinamiento?

-El efecto combinado de la pandemia y el confinamiento tiene un impacto negativo en nuestra salud mental. Hoy estamos agobiados. Hacer las cosas que no estábamos acostumbrados a hacer y sí tener que hacer aquellas cosas que no hacíamos, nos genera una gran fatiga cognitiva. Como consecuencia, nos cuesta concentrarnos, no rendimos en los mismos niveles que antes, estamos desganados. Y tenemos que saber que esto es completamente esperable. 

Además vivimos inmersos en una gran incertidumbre. Todo esto genera también angustia y estrés. Desde Fundación INECO realizamos una investigación para medir y evaluar los efectos de la pandemia y la cuarentena en la salud mental. Los resultados que obtuvimos muy temprano, al comienzo de la cuarentena, es que un tercio de las personas mostraban señales de afectación, sobre todo síntomas de ansiedad y depresión. Con el paso del tiempo, aumentaron estos índices, pero sobre todo este último. El año pasado todos vimos alteradas nuestras rutinas por completo. Y, aunque nos cueste entenderlo, las medidas de prevención contra el COVID-19 van a continuar. 

Entonces, es fundamental que estos síntomas no se vuelvan crónicos. Es importante fortalecer los servicios de salud mental, mejorar el monitoreo de síntomas que reportan las personas y contar con datos certeros sobre lo que está sucediendo en este aspecto.  Hay que tomar medidas para potenciar nuestro bienestar mental porque la salud es un todo integral. Y la atención temprana también es esencial, por eso, también tenemos que estar atentos y saber que en caso de que sea necesario, debemos siempre pedir ayuda a un profesional de la salud.

- ¿Qué herramientas nuevas podemos poner en práctica para hacer frente a este problema mundial?

-Hay muchas medidas que podemos adoptar para reducir el estrés y que además pueden ayudarnos a cuidar nuestro bienestar. En principio, es fundamental que tengamos un descanso reparador. Necesitamos dormir bien porque durante el sueño se consolida la memoria, se produce una modulación de la respuesta inmunológica y de la respuesta hormonal. También tenemos que llevar adelante hábitos saludables como mantener una buena alimentación que incluya cereales, granos integrales, verduras, fruta, pescado y comidas ricas en omega-3.  Y debemos evitar hábitos dañinos como fumar y beber alcohol. 

La conexión con nuestros seres queridos es fundamental. Como mencioné en la primera pregunta, necesitamos estar unidos, manteniendo la distancia física y respetando las indicaciones y los protocolos. Hay que entender que los seres humanos somos seres sociales y necesitamos interactuar con los demás. Compartir con nuestros seres cercanos lo que nos sucede nos puede brindar apoyo y contención. Además, el ejercicio físico cotidiano le hace bien al cuerpo porque actúa como un gran antidepresivo y ansiolítico. Cuando hacemos ejercicio nuestro cuerpo produce endorfinas, un conjunto de opioides naturalmente sintetizados por el organismo que tienen un importante efecto para calmar los dolores y modular nuestro ánimo. Asimismo, es clave que cuidemos nuestra salud realizando todos los chequeos que sean necesarios. No debemos postergar ninguna consulta a los especialistas.

- ¿Qué deja de positivo la pandemia y cómo ve el futuro?

-Yo soy optimista respecto del futuro y considero que vamos a superar la pandemia y lograr salir fortalecidos. Por supuesto, todavía quedan meses duros por delante. Los seres humanos somos, como ya dije, resilientes. Podemos definir esta capacidad como la fortaleza psicológica que nos permite lidiar con el estrés y las dificultades. Las personas altamente resilientes logran encontrar la forma de cambiar de rumbo, sanar emocionalmente y continuar avanzando hacia sus objetivos. 

Las personas, una vez que se sobreponen a las dificultades, experimentan nuevos sentidos de significado y propósito en la vida. Y la resiliencia puede darse a nivel colectivo. Ahora bien, debemos ocuparnos de que esto suceda. Depende de nosotros. Las crisis, bien sabemos, también pueden reforzar el egoísmo y la mezquindad, el “sálvese quien pueda”. Entonces, para que la resiliencia colectiva sea posible tenemos que trabajar la empatía. De esta manera vamos a poder pensarnos como un todo social que necesita de todos y cada uno, para salir adelante. Nuestro valor real como seres humanos se da en la responsabilidad y el compromiso solidario de cada uno con los demás. La empatía es esa enorme cualidad que puede ayudarnos a cambiar tanto el pequeño contexto cotidiano como el destino de una sociedad.

Coordenadas: 

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: